Y mientras tanto en el país más feliz del mundo...